Un lugar llamado Tupiza

Vista panorámica de Tupiza.

La ruta en tren es la más conocida pero también por carretera, de manera muy segura se puede llegar. Lagunas, paisajes con serranías e infinito cielo azul, anticipan aún a cientos de kilómetros, a Tupiza, un “pueblito encantao”.

Se encuentra al sur de Bolivia, en la provincia Sud Chichas del departamento de Potosí, tradicionalmente fue un importante centro agrícola, ferroviario, de comercio y esencialmente minero en sus alrededores; se caracteriza por los cerros colorados, su clima de valle, gente amable, leyendas y mucha cultura.

Los atractivos turísticos son variados y lo mejor es que los más impresionantes no están lejos del área urbana. Para empezar, el “Corazón de Jesús” un mirador desde donde se puede observar toda la ciudad.

Ya en los alrededores, se encuentran sitios famosos que llaman la atención de los visitantes, entre ellos se puede mencionar: “El Valle de los Machos”, con cerros ocres y peculiares formaciones rodeados de cactus, churquis y algarrobos; “El Angosto”, un punto impresionante donde el camino carretero y la vía férrea perforan la montaña por túneles independientes a ambos lados del río Tupiza, en época de lluvias se puede observar una corriente de agua que se arremolina hasta una altura de 5 metros en las paredes de la roca; la “Puerta del Diablo”, constituido por dos rocas de aproximadamente 20 metros de altura en las que se encuentran algunos dibujos arqueológicos; el “Cerro de la Cruz”, un atractivo religioso-cultural que lleva en la cima una cruz blanca de unos cuatro metros de alto aproximadamente, muchos peregrinos llegan a pie hasta la cúspide.


video




También están el famoso “Toroyo”, que recibe este nombre porque cuenta la leyenda que en épocas antiguas un toro de oro apareció en las aguas del río y se perdió luego, pero aún algunos lo escuchan bramar; el “Cerro del elefante”, una formación rocosa peculiar que vista  desde cierta perspectiva denota la figura de este animal; el "Sillar", uno de los más grandes atractivos de la región con cerros afectados por la erosión pluvial que forman una especie de sillas en seguidilla en medio de vegetación, impresionante paisaje a 3.734 msnm.

Sin embargo, en la ciudad, las plazas y plazuelas también son   atractivo los turísticos ideales para un momento de contemplación.




Después del Dakar




El nombre de Tupiza empezó a sonar más fuerte cuando se conoció que formaría parte de la ruta del Rally Dakar.

Mientras más se acercaba el día, la emoción de la gente crecía y se notaba en las calles. Miles de turistas llegaron y se organizaron varias actividades culturales.

Euforia y mucha hospitalidad caracterizaron el recibimiento a los competidores en todo el camino.
Banderas de Bolivia, de Tupiza y de varios departamentos del país se veían en los cerros colorados, la espera era larga pero la emoción fue intensa en el momento en que los bolivianos, Juan Carlos "Chavo" Salvatierra y Wálter Nosiglia, ingresaron a tierra chicheña.

El recorrido permitió mostrar al mundo la belleza de los paisajes y amabilidad de la gente, pero también a los habitantes de esta tierra conocer algo antes ignorado, una competencia que puede despertar pasiones, casi como el fútbol.

Por eso no fue casualidad que en medio del camino, varias familias se reunieran para ver  la transmisión en directo del recorrido, contagiando una emoción a propios y extraños.

Recordar este momento es clave porque después del Dakar Tupiza tiene otra historia.
Muchos no conocían el lugar y lo que tenía para ofrecer, ahora saben de sus encantos.

Sin embargo, también hay aspectos negativos, pues como en muchos otros municipios, existen lugares que están abandonados y necesitan refacción urgente como el Teatro Suipacha que fue escenario de los momentos más gloriosos del arte de las tablas junto al elenco de Nuevos Horizontes, también la Escuela de Música, Alfredo Domínguez y algunas calles y avenidas.

Tierra de grandes hombres

El maestro Willy Alfaro y jóvenes artistas tupiceños en un concierto de la Fiesta de Reyes.

Tupiza fue declarada en 1997, "Capital Cultural de la Juventud de Bolivia" y la historia le da la razón.

El maestro Alfredo Domínguez, es uno de los mayores referentes de la música folklórica del país.

Domínguez nació en Tupiza el 9 de julio de 1938 y desde muy joven se rindió a la guitarra, su más grande pasión.

Guitarrista y compositor llevó su arte a otro nivel, no sólo por los viajes que hizo sino por lo que dejó, un legado que hoy se siente en muchas generaciones.

La plaza Principal sigue siendo el mejor lugar para una guitarreada, aquella que logra reunir a los amigos, a los que se fueron y a los que no pudieron o no quisieron dejar la casa.



Todos los espectáculos folklóricos en Tupiza tienen el sello de Alfredo, un hombre sencillo de talento incomparable que apagó su voz el 28 de enero de 1980 en Suiza.

También Tupiza, es la tierra de Willy Alfaro, el autor de conocidas canciones como, "Rompe cantarito", "Mi desventura" y "Mi escuelita", entre algunas.

Su peculiar estilo se impone en sus presentaciones y su música es inspiración. Aún tiene mucho para dar.
Pero la historia jamás estaría completa si no se recordara  a  Víctor Agustín Ugarte, "El Maestro", que llevó a Bolivia a conseguir el Campeonato Sudamericano de 1963, con un juego capaz de cautivar y esperanzar a cualquiera, dentro y fuera del país.

Era un hombre creativo; cualidad obtenida gracias a sus primeros momentos futboleros con pelota de trapo por las calles de Tupiza, donde nació y donde hoy el principal campo deportivo lleva su nombre, y muestra en la entrada una estatua de bronce en su honor.

Varios lugares turísticos en Tupiza, recuerdan a estos grandes hombres.

Oferta turística

La oferta turística se ha diversificado, pues no sólo llegan visitantes del interior sino también del exterior por lo que se puede conseguir variedad de precios para hospedaje y alimentación.

Los tours incluyen paseos a caballo y recorridos por carretera. Hay épocas de más demanda para el turismo, como Año Nuevo, Fiesta de Reyes, Carnaval y otros.

Paseo en caballo.


Fundación

Un 4 de junio de 1574, Luis de Fuentes y Vargas fundó Tupiza en su camino hacia Tarija, aunque la rebelión está vinculada a la independencia argentina donde lucharon juntos chicheños y argentinos a las órdenes del general Antonio Balcarce y el coronel Pedro Arraya en los campos de Suipacha, primera victoria de la independencia, el 7 de noviembre de 1810.

Los encantos de Tupzia

El gusto por los tamales




Son famosos los “tamales tupiceños”, elaborados en base a choclo con relleno de charque pueden ser acompañados con chicha de maíz o algún refresco casero.







En enero, la Fiesta de Reyes

Es una tradicional celebración religiosa que además está acompañada de una feria con espectáculos musicales, paseos en caballo y la deliciosa gastronomía.









Virgen de Remedios




Es la patrona de Tupiza, su imagen principal está ubicada en iglesia de Remedios, en la zona norte de la ciudad. Los devotos cuentan historias de milagros que respaldan su fe.















Festival Internacional

Por primera vez en enero el Festival Internacional Tupiza (FIT) se realizó con gran éxito. El compromiso entre la Fundación Kjarkas y el Gobierno Municipal se firmó por 10 años más.









Publicado también en Los Tiempos

Comentarios